viernes, 1 de febrero de 2008

1408: Una extraña habitación


“1408” no es una película que se centra en el terror que estamos acostumbrados a ver, aquellas en dónde la sangre es lo primordial. Si debería clasificarla de una manera, la llamaría una película metafísica. En dónde nada es fácil de explicar y todo se ve envuelto en una especie de triángulo de las Bermudas.

Aquellos lectores y fanáticos de Stephen King conocerán esta habitación. La película es una adaptación del cuento “1408” del libro “Everything´s eventual” de este aclamado escritor, que todos los años, varios de sus cuentos y/o novelas son llevadas al cine por importantes directores.

El afamado escritor de novelas de terror Mike Enslin (John Cusack) solo cree en lo que ven sus ojos. Sin embargo, después de una saga de bestsellers dedicados a desacreditar los hechos paranormales ambientados en los más terribles cementerios y casas embrujadas del mundo, el autor no posee una prueba real de la existencia de vida… después de la vida. Pero Enslin cambia definitivamente cuando ingresa a la habitación 1408 del famoso hotel Dolphin, para su último proyecto. Despreciando las advertencias del dueño del hotel (Samuel L. Jackson) sobre las cosas extrañas que suceden en esa habitación, Enslin ingresa adentrándose en lo que será una larga noche de enfrentamientos con sus propios demonios.

Un excelente actuación con momentos solemnes de John Cusack, con una extraña y “fiel” interpretación de este cuento en manos de Mikael Hafström (Descarrilados, Solo contra sí mismo, Evil) hacen de esta obra una fusión recomendable para aquellos que quieran ver una película que se mantenga alejada de la exacerbación de sangre que hoy promete la mayoría del cine de terror, que gran parte son remakes de clásicos.

No es fácil mantener, casi toda una película, dentro de una habitación. Este aclamado director sueco, lo logra, explotando cada recurso que ese espacio le puede brindar. Mostrándonos los demonios mas temidos por él protagonista y metiéndonos dentro de su propia mente para descubrirlos. Una búsqueda indiscutible sobre la verdad después de la vida, en manos de un escéptico personaje. Una fría habitación, que se los manifiesta de una manera escalofriante e impúdica.

1408 es un film, que se mantiene una primera hora, firme en él drama del protagonista para luego realizar un quiebre hacia una realidad mucho más metafísica e inexplicable. Un thriller psicológico, lleno de incertidumbres, que manifiesta la gran pregunta que todos nos hacemos ¿Hay vida después de la vida?

No hay comentarios: