martes, 4 de marzo de 2008

MIENTRAS...ESCRIBO

"No hay nada más purificador que escribir. Cada uno elige su manera más personal de hacer catarsis, escribir es la mía"

Sentarte en la penumbra de la noche frente a la computadora (no tengo maquina de escribir), permanecer en la vigilia, prepararte un café para no caer en el sueño, una tenue luz que resulte inspiradora, caminar por la casa para prevenir el dolor de espalda, las horas que pasan fugazmente, fumar un cigarrillo (lástima que deje de fumar). Eso es crear el clima de inspiración. Cuándo uno escribe la primer palabra, todo comienza a fluir sólo.

Crear un mundo...esa es la mejor parte. Tener el destino de cada uno de los personajes en tus manos y crear para ellos un lugar que no se asemeje a la realidad que estamos acostumbrados a ver, crear una realidad metafísica (así la llamaría Olivera en el libro "Rayuela" de Cortázar). Debo reconocer que mis historias se vieron influenciadas por varios escritores (entre ellos Sábato, Hesse, Marechal, Cortázar, Márquez) que me han enseñado un nuevo mundo, un mundo apoderado por la oscuridad, la fantasía, la metafísica, el jazz, la bohemia, el erotismo, etc. Son condimentos que no faltan en esos mundos que creo y en cada uno de sus personajes.

Hace una semana aproximadamente, he sido convocado para la Asistencia de Dirección y co-escribir un guión de largometraje (el cuál tiene la posibilidad de ser realizado a fin de año, en las Provincias de San Luis y Catamarca, estás dos provincias están muy interesadas en la película). Esta oportunidad la tome con una sorpresiva seguridad, teniendo en cuenta de que es mi primer largometraje, luego de haber escrito varios cortos. Desde mi "yo" realizador siempre me imagine que mi primer guión de largometraje iba a ser mi primer película como director, pero bueno este oficio siempre sorprende.

Bueno, en fin...lo mío tambíen es escribir. Hoy me encuentro escribiendo un largometraje (sin título elegido), con otra persona (quién tuvo la idea de la historia) y que la va a dirigir otro director. Es algo extraño pero... sigue siendo placentero.

Alejandro Genes, mi co-guionista y quién creo la historia, me pasa las premisas y situaciones de cada una de las historias (son tres historias) y yo le doy la coralidad, la oscuridad y la estructura de guión. Tuve suerte de que Alejandro me haya dado toda la libertad de agregar y quitar. Esto me dio la posibilidad de llevarla hacia un lado místico y oscuro (lo cuál es mi fuerte), que hasta ahora ha recibido elogios y espectativas.

Nos queda apenas una semana para terminarlo y darselo a la gente de produccion para que comiencen su desglose y saquen el presupuesto, para luego llevarlo (en semana santa) a San Luis y Catamarca. Dónde vamos a estar cinco días en estas hermosas provincias y presenciando reuniones para conseguir el dinero.

La historia es un drama familiar que se centra en la búsqueda, en el pasado y en la venganza. Tres hermanos separados por un pasado oscuro, que la mayoría de ellos han tratado de borrarlo de sus recuerdos. Un padre desaparecido luego de haber salido de prisión. Un diario, que esconde los más oscuros secretos de esta familia, debe llegar en manos de ellos tres. Ese es el disparador de Noelia para comenzar la búsqueda de sus dos hermanos en la Provincia de San Luis y Catamarca. A partir de que se inicia la búsqueda, la historia ingresa es una especie de mundo extraño y violento, de conspiraciones y desapariciones. Policias corruptos, muertes, sueños, paranoia, obsesión, violencia. Estos son los condimentos que posee cada una de las historias.

La historia violenta de Noelia (la hermana mas chica), que queda barada en un pueblo dónde reina un perverso Oficial. La de Pablo (el hermano del medio), quien luego de un accidente automovilístico, recibe la noticia de que su esposa no existe. Y la de Franco (el hermano mayor) que tiene una vida totalmente aburrida en San Luis, hasta que se entera de que su esposa tiene un amante y en su vientre tiene un hijo que no es de él. A medida que el encuentro de estos hermanos se acerca todo oscurece, se vuelve caótico.

En estos momentos vamos por la mitad del guión, sin saber que nos depara el final. Eso es lo más exitante cuando uno escribe. El final es lo último que tengo en mente, nunca sé cómo termina. No pienso en él, los personajes y el creciente conflicto principal son los encargados de dejarmelo ver, de traermelo. Muy pronto tendré noticias de que va a suceder con este guión...

Yo mientras...sigo escribiendo "mi" largometraje (por supuesto que voy a dirigirlo). Sólo espero conseguir la oportunidad de poder realizarlo, sino lo haré de manera independiente (que es una de las opciones para poder hacer cine). Vamos a ver que me depara el destino. Por ahora a seguir escribiendo.