sábado, 8 de marzo de 2008

...Y HUBO SANGRE

There Will Be Blood (conocida en Argentina como Petroleo Sangriento) es la nueva obra de Paul Thomas Anderson (Sydney (1996), Boogie Nigths (1997), Magnolia (1999), Embriagado de amor (2002). Esta gran pelicula de este gran director, es una demostración de que su cine heterogéneo, sigue madurando y a grandes rasgos. Digo heterogéneo, porque cada una de sus peliculas son tan diferentes, que hasta podemos llegar a pensar de que hablamos de cinco directores distintos; aunque comparten una misma temática en común... la falta de amor. Todas sus historias nos muestran una realidad que carece de amor y personajes que solamente piensan en ellos, sin importales a quienes lastiman.


Petroleo Sangriento nos cuenta la historia de un magnate del petroleo (Daniel Day-Lewis) quién trata de adueñarse de una gran cantidad de yacimientos a lo largo y a la ancho de todo el territorio texano. En uno de estos yacimientos se encuentra con un joven predicador, quién pide que una parte del dinero que él saque del petróleo, sea donada a su pequeña iglesia. Esta ambición y avaricia de parte de este magnate, desencadena una ola de muertes empezando por sus trabajadores.



La pelicula mantiene extraños climas (ayudados por una excelente banda sonora) que se transforman en los grandes momentos del film, acompañados con la magistral actuación de Daniel Day-Lewis (merecido Oscar). Nos muestra a un hombre apoderado por la ambición, la avaricia, la envidia, la competencia y con una gran falta de amor hacia el prójimo. Desde el guión podemos encontrar algunos altibajos, pero manteniendo siempre unos diálogos cargados de soberbia e ironía (característicos en sus personajes). En cuanto a la banda sonora, desde los personal, note un pequeño abuso de la música pero que ni siquiera logra lastimar a esta maravillosa obra.

Al no tener mas cosas que decir, que cientos de elogios, prefiero recomendarla así viven en carne propia lo que les hablo.




No hay comentarios: