jueves, 10 de abril de 2008

Ben Affleck: Un mejor director que actor


Desapareció una noche (Gone, Baby, Gone) es la ópera prima "cómo director" del reconocido actor Ben Affleck. Sinceramente la película me pareció excelente, desde la estructura narrativa del guión, la dirección y las actuaciones (especialmente Casey Affleck hermano de Ben).

Desapareció una noche cuenta la historia de un investigador privado (Casey Affleck), quién junto a su pareja (Michelle Monaghan) son contratados por la familia de una niña que ha desaparecido misteriosamente. Deben trabajar en conjunto con otra pareja de detectives (a uno de ellos lo compone Ed Harris) y un capitán de la policía (Morgan Freeman) que lo que menos quieren es interferencia de afuera. A medida que se van adentrando en la investigación, el asunto se irá poniendo cada vez más espeso y las perspectivas serán cada vez menos esperanzadoras.

El conflicto principal es la desaparición de una niña, a partir de ahi este conflicto es explotado de una manera genialmente lograda y manipulada. En esta película nada se hace fácil, todo empeora cada vez más. Debo reconocer que Ben Affleck cómo director es mejor que cómo actor. El film fué escrito por él mismo en colaboración con Aarón Stockard, en base a la novela de Dennis Lehane (escritor de la novela en la que se basó Río Místico de Clint Eastwood) - hace algunos años, Ben Affleck, ya había incursionado como guionista junto a su amigo Matt Damon. Hablo de la fabulosa película, ganadora del Globo de Oro y del Oscar por su guión, "En busca del destino" (Good Will Hunting 1997). Dirigida por el director de culto Gus Van Sant (Mi mundo privado, Elephant, Últimos días)-

Desapareció un noche tiene una mirada muy interesante de la sociedad norteamericana en los suburbios, una sociedad en la que se maneja todo por mano propia, mostrando a personas manipuladas por las drogas, corrupción policíaca latente y violencia implícita y explícita. Una ciudad en dónde las desapariciones y secuestros de niños ya es algo cotidiano. Estos niños pasan a ser números dentro de un porcentaje promedio de secuestro y muertes.

La actuación de su hermano Casey tiene momentos sublimes en este interesante personaje de manera de ser soberbia, corajuda, irónica y hasta por momentos egoísta. Pero no deja de ser el heroe de la historia. El reparto sigue con Michelle Monaghan, Morgan Freeman, Ed Harris, John Ashton, Amy Ryan y Titus Welliver.



Un interesante final que deja a merced de juicio a cada uno de los espectadores, si es que el personaje principal (Casey Affleck) hizo lo correcto o no. La película cuestiona y pone en tela de juicio que es lo correcto que uno debe hacer según dios y que es lo correcto según la situación y realidad en la que se vive. En este caso una realidad violenta, de drogadictos, narcotraficantes, pedófilos y proxenetas. ¿Este es un mundo para que un niño crezca sano? ¿Las personas cambian? Estas preguntas son la que hace constantemente el personaje principal.