viernes, 25 de abril de 2008

CASHBACK: Belleza y ensueño


Ben Willis, víctima de insomnio por cuenta de una depresión amorosa, decide empezar a trabajar en el turno de la noche de un supermercado. Allí se relaciona con unos personajes que hacen todo tipo de cosas con tal de salir del tedioso paso de las ocho horas que se ven obligados a compartir laboralmente. Su obsesión por la figura femenina, lo lleva a imaginarse deteniendo el tiempo para desarrollar ensueños y reflexiones sobre la belleza, en el interior de un mundo congelado.

De este interesante, y bien tratado, punto de vista trata Cashback (Despertando el Deseo) film del director Sean Ellis. Historia que se basó en el cortometraje suyo que estuvo nominado a los premios Oscar del 2004, con el mísmo nombre. El film está tomado desde el punto de vista de un artísta y cómo éste ve la vida y se maneja en ella. Tiene un excelente tratamiento estético-poético, comenzando desde los lúcidos diálogos y hasta llegar a la visión de Ellis cómo director. La primer escena de la película es muy cómica, mientras su novia (ex-novia luego) lo agrede verbalmente y le arroja objetos en cámara lenta (según la mirada del protagonista) se escucha la melancólica e hipnótica ópera Casta Diva (que hemos escuchado tanto en 2046 de Wong Kar Wai y en Match Point de Woody Allen) mientras él reflecciona en off sobre ese momento.


Algo que hay que destacar es la explícita desnudez femenina que hay en la película, pero no desde un punto de vista sexual, sino desde el punto de vista de un artista. Cómo él artista ve la belleza y congela el momento, para luego plasmarlo en el óleo. Desde lo personal la película me gusto, posee recursos no tan novedosos (el hecho de mostrar a un persona pasando por varias locaciones continuas en un mismo plano, cómo si este flotara, para realizar una transición de tiempo-espacio), pero posee una gran poesía en su contenido visual y literario.


Las reflexiones de Ben nos enseñan entre otras cosas que, si nos tomamos el tiempo para ver las situaciones con calma, encontramos en nosotros lo que queremos. Y lo que supuestamente es imperfecto puede ser visto de una manera diferente. Un segundo puede cambiar cómo también destruir nuestras vidas, detengamos el tiempo y observemos las cosas con total puntillismo para no perdernos detalles. Ben captura (a través del congelamiento) el momento y la belleza del mísmo, cómo Sean Ellis lo hace con su cámara.


TRAILER