martes, 15 de abril de 2008

LUCES ROJAS


Este film, del controversial director francés Cédric Kahn, es a mi parecer uno de los film más importante de su carrera. Luces Rojas es una road movie que se centra en la relación de una fría y soberbia pareja, camino a bucar a sus hijos, que vuelven de las vacaciones. Este thriller psicológico es tan oscuro cómo su propio director.

Cedric Kahn comenzó su carrera con un explícito drama erótico llamado Tedio o L'ennui(1998) que trata sobre la relación de un depresivo profesor de filosofía y una hermosa modelo. A medida que la película crece tambien crece lo carnal, pasional y misterioso en esta relación obsesiva. Luego siguió Roberto Succo (2000), sobre la vida de un joven demente que asesino a sus padres. Basada en hechos reales. Su filmografía se baso siempre en mostrar el lado oscuro de las personas, un lado que en Luces Rojas lo explora con total lucidez. Basado en una novela de Georges Simenon, maestro del suspenso, Luces Rojas es un sólido y convincente thriller montado sobre los fantasmas de la cotidianidad, fantasmas que persiguen a estos personajes desde hace mucho tiempo.



Ella (la grandiosa Carole Bouquet, una vez más Oscuro objeto del deseo de Buñuel) es una exitosa abogada de empresas, decidida y ejecutiva. La superioridad de su mujer tiene al marido, Antoine (Jean-Pierre Darroussin), sumido en la depresión de un hombre tan normal como mediocre. La bebida aparece como refugio, bastón y fuente de la fuerza que él necesita para asumir un rol que no se decide a ocupar. Pero el efecto del alcohol es contraproducente: la agresividad con que enfrenta a su mujer durante el viaje en auto la decide a abandonarlo en uno de los bares donde él ha bajado a beber... y ella sigue en tren. Después de este comienzo excelente, vibrante, comienza para Antoine otra clase de viaje, esta vez hacia la tragedia, que ha sido anunciada sin cesar: las luces de la autopista atestada, las bruscas maniobras producto de su borrachera y el aviso de que un peligroso convicto anda suelto crean un clima de tensión y expectativa, aunque pueden llegar a resultar señales un poco obvias. Esa noche aciaga y oscura servirá para que Antoine descienda hasta desconocidas capas de su humanidad y también de su propia violencia.
Una película con climas perfectos, creados por una densa y fría relación (muy bien actuada) entre estos únicos dos protagonistas, cargada de simbolismos que al descubrirlos uno puede apreciar hacia dónde se dirige la historia con sus personajes, imágenes por momentos psicodélicas de saturadas luces rojas y luces de neón correspondiente a los bares (dónde Antoine suele parar a beber, sin poder negarse a sus impulsos) situados a los costados de las ruta, que pasan acompañados por una buena banda sonora ("Nubes" de Debussy, un maestro en la creación de atmósferas). Desde lo personal noté mucha referencia del cine de David Lynch, cómo por ejemplo esos extraños personajes nocturnos con los que se cruza el protagonista y esas situaciones surrealista que tiene la película. Una película que recomiendo mucho, una gran historia sombría, bien llevada por Kahn, bien actuada por Darroussin y con sublimes momentos de extrañeza.



"Un thriller brillante y siniestro que avanza como una tortuosa road movie en la cual cada signo, cada detalle, parece indicar la inminencia de la catástrofe. Mientras cae la noche sobre la ruta que atraviesa este matrimonio solapadamente infeliz, la congestionada travesía va a llevarlos a un paulatino descenso en un infierno psico-sexual.(...). El film es un estudio de la agresión pasiva en el hombre y de la crisis de la masculinidad, que se resuelve a lo Hemingway, en un verdadero rito bizarro de iniciación. El uso del congestionamiento de tráfico como poderosa metáfora fílmica de un conflicto mucho más crucial y destructivo recuerda a WEEKEND de JEAN-LUC GODARD y VENDREDI SOIR de CLAIRE DENIS-STEPHEN HOLDEN. The New York Times.

Hoy en el cine de Kahn podemos ver un cambio, su última película L´Avion (2004) nos cuenta la historia de Charly, un niño que acaba de perder a su padre en un accidente, y que para superar el trauma se agarra a su tremenda imaginación. Una imaginación que le llevará a volar y a vivir fantásticas aventuras, montado en un avión... el mismo avión de juguete que le regaló su padre por Navidad. Mucho más no puedo decir, ya que todavía no lo he visto.


No hay comentarios: