sábado, 17 de mayo de 2008

"COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO" DE SUSANNE BIER


Esta gran directora danesa, ha vuelto con un poderoso drama realizado para el mercado norteamericano, luego de haber estado nominada, por su último film "Después del Casamiento", en los premios Oscar del 2006 para mejor película extranjera. La buena noticia es que Susanne Bier (Corazones Abiertos, Hermanos, Después del Casamiento) no ha sido corrompida por estas importantes industrias del cine.

El film nos narra la relación de dos seres profundamente heridos por la vida, la reciente viuda con dos hijos Halle Berry, que acaba de perder el amor de su vida y siente que el mundo se desmorona a su alrededor y Benicio del Toro, el amigo de la infancia del difunto marido, que ha perdido casi todo debido a su adicción a la heroína y que se ve profundamente impactado ante la muerte de su único ser querido. El dolor une a ambos seres, que entablan una amistad que los ayudará a drenar sus intensas emociones y llegar a una catarsis que les permita arrancar de nuevo con sus vidas. El destino los ha puesto frente a esta difícil circunstancia, y en la riqueza de su relación, encontrarán una mano amiga, donde el dar adquiere un sentido curativo.



"Cosas que perdimos en el fuego" tiene todo lo que se puede esperar de ella, primeros planos, planos detalles, una cámara al hombro que nunca deja de estar en movimiento (al margen de que pueda estar todo un poco más prolijo que lo habitual en su cine) una historia con una gran realismo, intimista y profunda (a pesar de que no haya sido escrita por ella, el guión es de Allan Loeb). El film es un drama desgarrador sobre las drogas, la amistad y el amor. La película tiene un importante lema "cada vez que un drogadicto muere, otro revive" que en la película es llevado a la muerte de cualquier persona, no solamente a la de un drogadicto. Tal es el caso del personaje que encarna Benicio del Toro, que tras la muerte de su amigo, comienza a vivir una nueva vida y una nueva oportunidad. La pelicula culmina con una hermosa frase "Acepta lo bueno", refiriéndose a las cosas buenas de la vida.



La película tiene unas impresionantes actuaciones de Halle Berry, Benicio del Toro y David Duchovny. Estos personajes sufren distintas etapas, el personaje de Halle por la muerte de su marido y el personaje de Benicio por su adicción a la heroína. Me he dado cuenta que Benicio del Toro es uno de los mejores actores y esta película, junto a 21 Gramos, contiene la mejor actuacion de este actor. Sus gestos, sus miradas, sus silencios dejan al espectador completamente sin aliento.


Me paro y aplaudo a Susanne Bier por no venderse y por este impresionante drama, con una estetica visual tan realista como un documental (como suelen ser todas sus películas). La elección de la música fue tan acertada como la elección del guión y de los actores. Este es un buen comienzo para Bier en el mercado norteamericano, que nos demuestra que no hace falta hacer lo que las grandes industrias dicen, pudiendo mantener su estética, su estilo y su manera de contar estas profundas historias humanas.