jueves, 22 de mayo de 2008

DEMONLOVER: Un film de Olivier Assayas


Demonlover (2002)es una película del genial realizador frances Olivier Assayas (Irma vep, Los destinos sentimentales, Clean), que este año estreno en el Bafici Boarding Gates, su nueva película. Demonlover es una intrigante historia, escrita por el mísmo, dónde nos muestra un mundo que a la distancia parece de sólo negocios pero que cuando adentramos en él resulta ser de lo más perverso... el mundo de las multinacionales.

Diane trabaja para el Volf Group, una multinacional diversificada donde se está negociando la compra de una firma japonesa, Tokyo Anime, la empresa que está revolucionando el mercado con sus dibujos animados pornos en 3-D. Dos compañías se disputan los derechos de difusión por Internet del material recién adquirido por Volf, y Diane es contratada por una de ellas, Mangatronics, como espía industrial. Por su parte la otra compañía, Demonlover, está involucrada en varias websites ilegales dedicadas a la ultraviolencia y la pornografía. Diane pronto se verá sumergida en una trama de amenazas y enrevesados intereses.



El film ingresa al oscuro mundo de la prostitución por internet y nos muestra cómo estas multinacionales invierten dinero en estas páginas. Páginas que muestran torturas y violaciones en vivo, que cualquier niño desde su computadora puede ingresar y ser partícipe. Assayas muestra un mundo que muy pocos se atreven mostrar. Un mundo en el que se buscan las maneras de excitar las emociones primarias de los mayores consumidores de imágenes, que no son otros que los adolescentes y jóvenes en general. En la película podemos apreciar múltiples pantallas en las que a menudo se proyectan imágenes sintetizadas siguiendo los últimos gritos tecnológicos y orientadas a abrir los apetitos del espectador a una serie de propuestas de disfrute voyeurístico nunca antes exploradas y, por lo tanto, lejos del alcance de cualquier estudio tradicional. Como se dice en un diálogo de la propia película, no se trata de "ver", sino de "mirar".



Cuenta con la fría y excelente actuación de Connie Nielsen (Gladiador), acompañada de Charles Berling, Chloë Sevigny y Gina Gershon. La película es un intrigante thriller erótico, con un guión sólido y repleto de sorpresas en un ambiente en dónde los personajes nunca saben en quién poder confiar. Con una cámara que acompaña a los distintos personajes en sus negocios mas turbios, cómo si fuera otra espía. Rodada sin trípode y con una constante cámara en movimiento, la puesta en escena de Demonlover, hipnótica y envolvente. Desde ya les adelanto que el final no es para nada alentador, pero eso sí, es aceptable y muy realista. El film es sumamente recomendable.