lunes, 2 de junio de 2008

PROPIEDAD PRIVADA: Un drama inquietante sobre la crisis familiar


Propiedad Privada (Nue propriété) es la ópera prima del director y dramaturgo belga Joachim Lafosse. Un film que fué presentado en San Sebastián y en Venecia, que fué realizado en el año 2006.

SINOPSIS: Gracias a la posible venta de la propiedad familiar, dos gemelos que ya son mayores dejan a su madre divorciada Pascale y descubren la naturaleza de los vínculos que los une. La proximidad es insoportable, el alejamiento imposible; la violencia invade el trío. Celosos y supersticiosos, los hijos prohíben a su madre vender la casa familiar. Desesperada por la ausencia de libertad, y animada por su amante, la madre deja la propiedad. Durante su ausencia, el careo entre los mellizos estalla.



El film es un muy buen drama, que profundiza las relaciones familiares y los conflictos entre estos dos hermanos de padres divorciados. Hermanos que a pesar que durante todo el comienzo nos muestran una relación de complicidad sana, ambos chocan debido a que cada uno tiene inclinación hacia diferentes lados paternos, uno hacia el lado maternal y el otro hacia el paternal. Conflicto que está latente durante toda la película. Este trío tiene una relación bastante intimista (los hermanos se bañan juntos, al igual que la madre frente a ellos). La gran explosión la trae el hecho de que la madre quiere vender la casa para cambiar el rumbo de su vida. Uno la apoya y el otro siempre trata de lograr un choque con ella. Apartir de acá la hermandad se desmorona y comienza la crisis entre estos dos hermanos.

La película tiene excelentes momentos gracias a una maravillosa interpretacion en manos de Isabelle Huppert, que sinceramente hace vislumbrar con su actuación de madre agobiada. El papel de los dos hijos son interpretados por Jeremie Renier y Yannick Renier. La mano de un nobel director que con sus planos fijos, sus planos secuencias (que también son fijos) y su ausencia de música, logran la tensión necesaria para mostrar una crisis a punto de estallar. La historia, según palabras del director, está basada en la tragedia clásica Medea de Eurípides que cuenta la separación de una pareja y el "conflicto de lealtad", explica Lafosse, "que esto crea en su pequeño hijo".



La pelicula tiene un final abierto, pero cómo dijeron varios críticos, es un tanto cobarde. Decide dejarnos con un final sin explicaciones ni fundamentos. En el último plano secuencia es el único momento en el que salimos de esta asfixiante historia, asfixiante en el buen sentido, porque esta muy bien lograda. Joachim Lafosse se suma a una lista muy grande de directores franceses que hacen un buen cine y que da placer ver dramas tan profundos como me resultó este.


PALABRAS DEL DIRECTOR


PROPIEDAD PRIVADA describe el desmoronamiento de un núcleo familiar. Es suficiente una onda de choque, la posible venta de la casa, para que todo el edificio se desmorone, para que el vínculo que une a Pascale y sus hijos haga aflorar su propia violencia. Mi película es el relato de la explosión de un mundo cerrado, en el que la violencia es la consecuencia de un divorcio inconcluso, en el que la rivalidad de los dos hijos es el espejo de la rivalidad de sus padres. Para Pascale y sus hijos, la familia se ha convertido en un espacio de tensión, de rigidez, en el que cada uno enuncia y regula su propia ley, en el que cada uno sufre una evidente falta de autonomía y libertad. PROPIEDAD PRIVADA es la historia de unos personajes que, incapaces de expresar su deseo de separarse, terminarán por perderse y cerrarse en sí mismos.