martes, 29 de julio de 2008

ABRE TUS ALAS: UNA DOLOROSA ELEGÍA FAMILIAR



"Abre tus alas" (2002) es la opera prima del israelí Nir Bergman. En realidad es mucho más representativo su titulo en ingles "Broken Wings" (Alas rotas) que el título que le han puesto en español. Una historia que transcurre dentro del seno de una familia que esta a punto de desmoronarse. Una familia con un padre que acaba de morir, con una madre depresiva y en un estado dormitativo y con cuatro hijos que van camino a la autodestrucción.

La simple picadura de una abeja fue suficiente para que la familia Ulman quede acéfala. Una reacción alérgica letal dejó a Dafna (Orly Silbersatz Banai) sin esposo y a sus cuatro chicos sin papá. Ella tiene cuarenta y tres años, trabaja de partera en un hospital de Haifa y pareciera estar siempre al límite de sus fuerzas. Sus hijos no la pasan mucho mejor. Maya (Maya Maron) es una adolescente de gran sensibilidad que sueña con poder despegar profesionalmente como cantante y compositora, pero que debe sacrificar de manera continúa su vocación para repartir su tiempo entre el colegio y el cuidado de sus hermanitos menores. Yair (Nitai Gaviratz) dejó los estudios y pasea su desencanto por los vagones de una línea de tren en la cual entrega folletos publicitarios disfrazado de ratón. Ido (Daniel Magon) es un niño demacrado, oscuro para sus diez años, que insiste en hacer pruebas físicas peligrosas para grabarlas con su cámara de video. Bahr (Eliana Magon) es la hija más chica, aún en edad preescolar. Todos sufren silenciosamente por esa absurda muerte que desequilibró el núcleo familiar hasta convertir sus vidas diarias en un infierno perpetuo.




La película no sale de la intimidad y del sufrir profundo de cada uno de los miembros de esta familia. Una muerte que nunca se ve (debido que la película comienza ya habiendo sucedido hace nueve meses), pero esta muerte se siente a flor de piel. Nir Bergman nos muestra, con una cámara quieta e intimista, las distintas crisis que padecen cada uno de los personajes y, sobre todo, como cada uno se enfrenta a ese dolor tan punzante como es el de la pérdida de un ser querido. Cada peronaje tiene sus tiempos y su manera de enfrentarse a este acontecimiento y a la crisis familiar que están padeciendo. Pero mirando la historia desde una perspectiva mas generalizada, todos deciden castigarse a si mismo, aunque siempre terminen pasándole la culpa al otro, en este caso la culpa siempre la tiene la madre. Una madre que mantiene encerrado su dolor y ocupando su tiempo en el trabajo, para no pensar en lo sucedido. Vale destacar algunas escenas que cargan con metáforas (el uso simbólico del agua, la repetida figura del vuelo), pero que resultan utilizadas de una manera muy explícita que le quita mérito.

"Abre tus alas" es un pequeño film sobre el sufrimiento, sobre la resignación a los sueños, sobre la muerte y más que nada sobre la familia como único medio para sobrellevar de la mejor manera los dolorosos acontecimientos de la vida. Un film con un delicado punto de observación y que mantiene un notable respeto. Un drama que circula por los caminos mas tormentosos de la vida y sin caer en los golpes bajos. Cinco vidas que van camino a la perdición, pero que buscan empedernidamente la manera de volver a ser una familia. Una historia que deja a un costado todo conflicto y alusión política de su país, centrándose solamente en el factor humano de esta pequeña y emocionante historia sobre la importancia de los lazos familiares.




No hay comentarios: