lunes, 14 de julio de 2008

CRIMEN Y LUJURIA: DURMIENDO CON EL ENEMIGO


Crimen y Lujuria (Lust, caution) es la última película del prestigioso director Ang Lee (Brokeback Mountain, El tigre y el dragón, etc). El film es una joya, el único punto en contra lo tiene la extensa duración y los baches que causaron el querer llegar a una película de más de dos horas y media. El tiempo de duración excede el tiempo en el que debería narrarse este relato. Un relato tan fuerte, como lo es también, su belleza visual. Este thriller erótico sobre espionaje, obtuvo el León de Oro del festival de Venecia, en el año 2007.

La historia sucede en Shanghai, durante el año 1942. La ciudad está ocupada por los japoneses. La Sra. Mak, una mujer sofisticada y adinerada, entra en un café, hace una llamada y se sienta a esperar. Recuerda... cómo empezó todo hace unos años, en la China de 1938. En realidad no se llama Sra. Mak, sino Wong Chia Chi. Un poco antes de la II Guerra Mundial su padre huyó a Inglaterra, dejándola en China. Era estudiante universitaria y conoció a Kuang Yu Min, que acababa de fundar una sociedad teatral para fomentar el patriotismo. Wong Chia Chi se convirtió en la primera actriz de la compañía y descubrió que era capaz de conmover al público y a Kuang. Este último convenció a un grupo de estudiantes para llevar a cabo un ambicioso plan para asesinar a un importante colaborador de los japoneses, el Sr. Yee. Asignó un papel a cada estudiante: Wong Chia Chi era la Sra. Mak, que debía ganarse la confianza de Yee haciéndose amiga de su mujer para acabar seduciéndolo. La joven se transformó interior y exteriormente para hacer su papel. Todo iba según lo previsto hasta que sucedió un acontecimiento inesperado...



La estructura narrativa no es para nada innovadora, comienza con un acontecimiento que sucede cerca del final para enganchar al espectador y luego vuelve hacia atrás para narrar cómo esta joven llego hasta ese punto...esta estructura narrativa ya la hemos visto varias veces, pero la temática que abarca la historia y cómo lo hace, es más que interesante. Una historia que se adentra a una época de guerra, situada en un continente asiático casi destruido por la misma. Una historia de pasión, obsesión, traición, espionaje y sexo lo bastante explícito. Visualmente desborda belleza y prolijos encuadres, estuvo en manos de uno de los grandes de la fotografía como es Rodrigo Prieto (Amores Perros, 21 gramos, Babel, 8 Mille). El vestuario y la dirección de Arte han logrado una representación sublime de ese momento histórico.



El film, como dije antes, tiene unos notorios baches a causa de la larga duración de la película, tranquilamente, con dos horas podría haber sido una película mucho mejor lograda. Tiene varias escenas de contenido sexual explícito, escenas de sexo con mucha violencia al comienzo pero que luego se encaminan más hacia el erotismo y la sensualidad. La banda sonora no se destaca mucho del film, por lo menos al verla se me pasó completamente desapercibida. Unas actuaciones de los dos protagonistas Tony Leung y de la joven actríz debutante Tang Wei, que son realmente maravillosas. Tony Leung ya ha demostrado su talento en película cómo "Con animo de amar" y "2046" del gran Wong Kar Wai, entre otras. "Crimen y Lujuria" (Lust, caution) es una película hecha con elegancia y prolijidad, un retrato sobre la pasión en un contexto histórico y político genialmente representado, una historia de espionaje y de traiciones, unas actuaciones extraordinarias cargadas de mucha sensualidad, una destacable belleza visual. Pero todo este resplandecer de belleza, intriga, sensualidad, poesía, elegancia y miles de adjetivos más, es opacado por sus 40 minutos de más. Una verdadera lástima que Ang Lee haya sido contaminado por esta moda de realizar películas de más de dos horas de duración. Por el resto, es una verdadera joya.


1 comentario:

yorgos dijo...

Es verdad que es una bonita joya esta película, cuyo único defecto radica en su duración desmedida. Es una lástima lo de ésta moda que tú mismo citas al final del post. Esa moda de alargar el metraje para darle cierto tono de "fuera de lo común" de producción destacada, emulando las grandes tramas épicas hollwwoodienses de todas las épocas, intentando transmitir así al film un interés añadido, ya que el espectador va a permanecer pegado a la butaca más tiempo por el mismo precio. una pena, porque como dices, "crimen y lujuria" (en España "Deseo, peligro") desborda belleza. Aunque no utiliza una estructura narrativa que destaca por su originalidad, consigue entramarla a la perfección y enganchar al espectador. en su día quise escribir algo al respecto en mi blog, pero al final se me pasó. es el problema de no escribir a diario!
un abrazo