lunes, 18 de agosto de 2008

EL DESIERTO ROJO: EL TEMOR A LA INADAPTACIÓN SOCIAL



"El desierto rojo" (1964) es una obra crucial del director y poeta Michelangelo Antonioni. Un director del cuál tantas veces hable y elogie calificándolo como un maestro que tiene una privilegiada mirada poética de la realidad. En este film Antonioni deja atrás el blanco y negro para comenzar a trabajar el color. El uso del color en el film es tan marcado, las composiciones son tan intensas como equilibradas, la duración de los planos tan exactas que hacen del film un obra estéticamente sólida y nos evidencian de qué manera el cine mayoritario de hoy se ha empobrecido en su visualidad y modos de expresión. En esta obra Antonioni analiza la compleja relación y efecto del ambiente social sobre el individuo, en la sociedad europea de visible éxito económico de los sesenta. La historia se centra en Guliana - interpretada magistralmente por la bella Monica Vitti - que después de sufrir un grave accidente automovilístico, comienza a percibir la ciudad en que vive, Rávena, como un desierto tanto en el plano físico como en el de las relaciones entre personas. Las secuelas psicológicas le impiden llevar una vida normal y relacionarse con la gente que le rodea.




En este film podemos ver un Antonioni mas arraigado a la poca utilización de diálogos, mas adentrado a la psiquis femenina y sobre todo más comprometido con cuestiones sociales. “Yo creo que la gente habla demasiado, esa es la verdad de las cosas. Yo lo hago pero no creo en las palabras. La gente usa demasiadas palabras y habitualmente de manera incorrecta. Yo estoy seguro que en un futuro distante la gente hablará mucho menos y de una manera más esencial. Si la gente hablara mucho menos sería mucho más feliz. No me pregunten por qué. En mis filmes no son las máquinas las que no funcionan apropiadamente, sino el ser humano” Según palabras de Antonioni. El film nos adentra a esa psiquis tan perturbada de esta mujer, que se siente totalmente ajena al mundo que la rodea, que se auto-aisla en su propia mente. Una mente que carga con problemas de distorción de la realidad - la cuál Antonioni nos la muestra con planos fuera de foco - debido a ese accidente automovilístico que ella sufrió y del cuál no le gusta hablar. Algo verdaderamente importante es ese mundo desértico de industrialización con el cuál ella convive - siendo su esposo dueño de una fabrica - que le da el aporte magistral a esta historia y potencia los padecimientos psicológicos de esta mujer.




Antonioni nos pone frente a nuestra narices una lucha entre las maquinas y el humano, siendo así un perfecto visionario de los tiempos que corren. Guliana siente que este progreso que ella ve cotidianamente, es tan ajeno a ella, como la gente que la rodea. Por eso decide buscar en este nuevo personaje que aparece en su vida - un viajero sin rumbo interpretado por Richard Harris - una salida de ese mundo del que ella ya no se siente parte, sino víctima. Pero su mente y su arraigo a la familia no le permite lograr ese cambio que tanto anhela realizar. La historia nos muestra la relacion entre estos dos personajes que viven de una manera totalmente opuestas, ella que esta encerrada y estancada en ese desierto industrial y él es una persona sin un futuro armado y que deja todo librado al azar en una vida totalmente abierta al progreso y a los cambios. Guliana es una mujer de muy poca comunicación, pero en este hombre encuentra lo que no encontró en nadie - ni siquiera en su esposo - el poder hablar y ser escuchada. Esta falta de comunicación es vital en este film y en la mayoría los filmes de este maestro. Ninguno lo muestra mejor que en “El Desierto Rojo”. El conflicto o incomodidad psicológica de Giuliana metamorfosea un temor a algo que no le es posible describir, que no es interno sino más bien social, de inadaptabilidad con los otros. Los sucesos que se le cruzan no la conmueven y cuando insinúa excitación o despertar de su especie de ensoñación, se vuelve a ensimismar.




Los climas sonoros son algo totalmente destacables, Antonioni logra un ambiente protagonizado por sonidos provenientes de las fabricas y de los puertos. Pero sobre todo quiero destacar esos climas extraños que logra en momentos en los que Guliana alucina y escucha sonidos indescriptibles, climas cargados por momentos de intriga y misterio, hasta llegar a una especie de ensoñación totalmente abstracta. Sus firmes y precisos encuadres, pero con fluidos paneos, nos dan alusión del estancamiento y la quietud que siente la protagonista en si vida. Hay una escena, que es el único momento en la que Guliana sale de ese mundo tan abominable, en la cuál ella le narra un cuento a su hijo, el mismo se va viendo en imponentes imágenes dotadas de belleza. Es una fábula sobre una niña que esta sola en una solitaria y paradisíaca isla, pero en esa isla comienzan a suceder cosas extrañas. Barcos que navegan solos y - algo que genera solemnidad - comienza a escuchar el sonido de una voz dotada de un importante lirismo que proviene desde todos los lugares, desde el mar, desde las rocas, desde los arboles, se manifiesta como la voz de la naturaleza o de la libertad. Esta fábula resulta una especie de liberación interna y que se nota en la voz de la protagonista mientras la narra.




Una película, que como dije antes, se maneja con los tiempos perfectos para contar esta fascinante historia que nos adentra a la misteriosa psiquis de esta mujer en un mundo tan desértico y contaminado por estas fábricas y sus desechos tóxicos. Claro esta expuesto en esas recorridas que realiza ella con su pequeño hijo por los alrededores de la fabrica, mostrándonos una desmesurada contaminación de los lagos y de los distintos espacios verdes de la zona. "El desierto rojo" es una película que da un inmenso placer verla.

5 comentarios:

faraway dijo...

Es mi favorita de Antonioni. Me gusta aún más que Blow up, que me sigue pareciendo un gran filme.

Antonioni lograba plasmar y filmar el cambio, la presencia de circunstancias que ni él mismo podía comprender, pero que sin embargo ocurrían frente a sus ojos.
El arrollador peso del modernismo sobre individuos que no logran acompañarlo y seguirle el ritmo.
Buenísima tu reseña. Un abrazo!

Juniper Girl dijo...

Primero que nada, te he robado las palabras del maestro Antonioni para uno de mis blogs. No podía evitarlo, porque yo casi pienso de la misma manera.

Lo otro es, que no he visto la película pero por lo que describes me siento muy cercana a lo que intenta comunicar, y aún más de su personaje principal. Siento de alguna manera que me asemejo a ella.
Voy a buscarla y a confirmarlo.

Saludos.

Ariel Luque dijo...

Faraway también es mi favorita. La escena final de El desierto rojo me recuerda mucho a la de Blow up. Esa sensación de perder toda nocion de la realidad, en ambas se plantea, una desde el sonido y otra desde los visual.

Bienvenida Juniper Girl, utiliza lo que necesites. Y en cuanto a lo de la película, pues te la recomiendo totalmente. Antonioni fue quién mejor profundizo e ingreso al mundo de las mujeres, por ende, seguramnete te vas a sentir cercana al verla. Ya apunte tu blog de cine asiático también.

Un abrazo gente.

Ariel.

Igor Von Slaughterstein dijo...

Antonioni siempre jugando con lo real y lo irreal en el mismo plano. Tengo que conseguir esta película porque las otras que he visto suya me han gustado mucho.

Saludos!!

Unknown dijo...

網頁設計 網路行銷 關鍵字廣告 關鍵字行銷 餐飲設備 製冰機 洗碗機 咖啡機 冷凍冷藏冰箱 蒸烤箱 關島婚禮 巴里島機票 彈簧床 床墊 獨立筒床墊 乳膠床墊 床墊工廠 產後護理之家 月子中心 坐月子中心 坐月子 月子餐 銀行貸款 信用貸款 個人信貸 房屋貸款 房屋轉增貸 房貸二胎 房屋二胎 銀行二胎 土地貸款 農地貸款 情趣用品 情趣用品 腳臭 長灘島 長灘島旅遊 ssd固態硬碟 外接式硬碟 記憶體 SD記憶卡 隨身碟 SD記憶卡 婚禮顧問 婚禮顧問 水晶 花蓮民宿 血糖機 血壓計 洗鼻器 熱敷墊 體脂計 化痰機 氧氣製造機 氣墊床 電動病床 ソリッドステートドライブ USB フラッシュドライブ SD シリーズ