viernes, 22 de agosto de 2008

KHADAK: UNA OBRA EXTRAÑA E HIPNÓTICA SOBRE EL DESTINO



"Khadak" (2006) es un extraño film realizado por los noveles directores belgas Peter Brosens y Jessica Woodworth. Un film que ingresa al seno de una interesante cultura, como lo es la de Mongolia, para mostrar sus diferentes filosofías y mitos centrados en el destino, el antepasado y la muerte, según las tribus shamanes. El film fue ganador del León del Futuro en el Festival de Venecia, dueño de una mención especial en el festival de Toronto de 2006, compitió en Sundance de 2007 y en el Festival de Mar del Plata. Situada en las heladas estepas de Mongolia, "Khadak" cuenta la épica historia de Bagi, un joven nómada confrontado con su destino de ser shamán. Bagi deberá abandonar su actual y apacible vida para convertirse en un shamán (alguien con la habilidad para curar a las personas y en ciertas sociedades también para provocar sufrimiento). Una epidemia afecta los animales y los nómadas tienen que instalarse en pobres ciudades mineras. Bagi le salva la vida a Zolzaya, un atractivo ladrón de carbón y juntos van a descubrir que la epidemia no era más que una mentira para erradicar el nomadismo. Después de esto, ocurre una sublime revolución. El film profundiza en el desarraigo cultural, al ser los nómades, obligados a abandonar sus chozas y a vivir confinados en departamentos.




El primer plano del film es un plano cerrado de una joven que, a medida que cuenta números, va aumentando su angustia. Esta mujer llora en el número doce mientras lo repite sin cesar. Este comienzo ya marca la dramaticidad que atravesará a todo el film. Un film cargado de simbolismos, pero sobre todo es un guión de una notable alegoría. Alegoría que utiliza para denunciar los manejos de un sistema que explota a los pueblos armando una especie farsa para aprovecharse de estos a través del trabajo forzoso. Bagi, el protagonista, es quién deberá descubrir esta farsa guiado con una bruja shamán que lo ira guiando hacia la verdad y sobre todo hacia la revolución. Bagi deberá dejar su tranquilidad y a sus familiares, que también han sido desplazados del campo para ser llevados a la ciudad por la supuesta infección en los animales. Cuando llega a este nueva comunidad social confinada en departamentos salva a una mujer - aquella que vemos en el comienzo terriblemente angustiada, Zolsaya - que se encuentra enterrada en un tren que transporta carbón. Esta mujer es quién revolucionará a doce muchachos más, entre los cuales se encuentra Bagi. Bagi es el héroe que falta dentro del grupo, por sus habilidades como shamán para develar los misterios.



Este héroe sufre de shocks que son como estados de trance, para él son viajes hacia una conexión con el más allá, a diferencia de la opinión de los médicos ortodoxos que consideran el hecho como epilepsia. Pero esta es la manera en la que la bruja shamán se comunica con él para guiarlo en su misión. Pero Bagi no sólo se conecta con la bruja, sino que también posee una gran conexión con su caballo y con Zolsaya. Mientras la historia se encamina hacia un imponente final de carácter místico, nos vamos dando cuenta del significado que tienen los paños azules en el film. Cuando Bagi debe liberar a su caballo, para evitar que lo encuentren los hombres -quienes sostienen que los animales están infectados- le sujeta un paño azul que se encontraba atado en el árbol solitario que el visitaba frecuentemente. Esa acción se repite en otras ocasiones y, a partir de esta repetición, comprendemos su significado de libertad. El ruido de las maquinarias marca la diferencia entre una sociedad campesina y una sociedad explotada y rutinaria; a diferencia del comienzo, donde los hombres siempre comían manzanas, en esta nueva comunidad solamente hay papas.




Los silencios tienen una ardua presencia en el film, un pueblo que no levanta su voz y que no lucha por su derechos ni defiende sus raíces que fueron forzosamente arraigadas. La extraña banda sonora connota un acontecimiento latente, como si algo estaría a punto de suceder o explotar. Se plantean dos posturas diferentes de cámaras, en los exteriores esta se mantiene a una gran distancia siendo más paisajista y en los interiores logra ingresar, casi, a la intimidad de estas personas. El film tiene un final místico - que claramente me recuerda a aquellos de Kim ki-duk - un final en dónde se potencia mucho más el realismo mágico y el tratado metafísico que tiene la historia. Una historia en la cuál se manifiesta un héroe cuya misión es descubrir una mentira y lograr que el pueblo se levante para luchar por su derechos que fueron manipulados por un sistema y lograr una pequeña revolución. "Khadak" es un film reflexivo y silencioso, de una notable alegoría, que juega con la simbología y nos plantea una realidad mágica. Eso si, hay algunos momentos que el film pierde coherencia y lógica, pero solamente es para confundir al espectador.