domingo, 28 de septiembre de 2008

LA DESAPARICIÓN DE DEAUVILLE: HOMENAJEANDO A HITCHCOCK


"La desaparición de Deauville" (La Disparue de Deauville - 2007) es la segunda incursión el cine de la bellísima actríz francesa Sophie Marceau (ex villana de James Bond), no solo la dirigió sino también la protagonizó (junto con Christophe Lambert) y la co-escribió. Marceau se considera una obsesiva cinéfila, motivo por el cuál ingresó en la dirección y esta rigurosa cinefilia se nota en este interesante y logrado film. Me ha llegado a sorprender no tanto por su trama (que no deja de ser interesante y llamativa) o la construcción de los personajes, sino por su manejo del lenguaje, incorporando recursos que Hitchcock popularizo y que hoy en día se han dejado de utilizar y ella sin miedo los utiliza. El zoom es uno de ellos, un recurso ya hoy olvidado o considerado un recurso antaño, Marceau lo revaloriza y lo vuelve a declarar como algo innovador utilizándolo al mejor estilo hitchcockiano. Me lleve una grata sorpresa porque hace algunos días estábamos hablando con un colega sobre como se esquiva, hoy en día, el recurso del zoom y que es considerado algo completamente fuera de moda y hasta desprolijo. Marceau rompe todo tabú y los utiliza como un explícito homenaje al gran Alfred Hitchcock. La trama se centra en Jacques Renard (Christophe Lambert) es un detective al cual un día, una misteriosa mujer se le presenta pidiendo su ayuda. Antes de su desaparición, ella le entrega una pista: ROOM 401. Hotel Riviera. El dueño de este Deauville Palace ha desaparecido. ¿Secuestrado? ¿Asesinado? ¿Suicidio? El Detective Renard comienza su investigación, y se encuentra descubriendo una página de internet dedicada a una hermosa actriz fallecida (Sophie Marceau)... la cual luce exactamente igual a la mujer que conoció. Cuando una nueva muerte ocurre, Jacques se ve sumergido en un caso enredado y debe descubrir la verdad antes de volverse loco. ¿Qué busca esa mujer como venida de otra época? ¿Por qué se le aparece justo a él? ¿Qué secretos encierra ese ostentoso palacio?



El hotel es tan protagonista como sus actores, este contiene un oscuro secreto que el protagonista debe descubrir pero sin lograr que este lo lleve a la locura. El detective padece alucinaciones luego de la muerte de su esposa, ella se le aparece por las noches y esto causa en su mente un gran tormento de dolor y confusión. Ya desde la primera escena te plantea que él es una persona que no está totalmente en sus cabales - tiene pesadillas y luego cuando despierta aparece la imágen de su mujer fallecida en la casa - y que su mente resulta ser la principalmente engañada, estos engaños son el motor del film. Marceau ingresa en la mente de este abandonado detective, pero sobre todo ingresa en el seno de una familia burguesa quienes son los dueños de este hotel. La mente del protagonista se ve inmersa dentro de un laberinto de espejos, esta actriz muerta lo sigue, lo llama y le deja mensajes, logrando así un imponente grado de confusión al espectador. ¿Quién esta esta mujer? ¿Es un fantasma? Confusión que a medida que se encamina más hacia el final, más se aclara pero también más se complica la trama, más oscura y perversa se vuelve. El principal conflicto es la desaparición del dueño del hotel Rivera, el cuál nos abre las puertas para ingresar a este hotel que en su interior esconde un perverso pasado, pero que al ingresar un extraño, todo esto comienza a salir a la luz. El film es un policial - al mejor estilo Hitchcock, Palma y los policiales negros - que nos adentra en un mundo de espejos - en estos también se manifiesta casi siempre la imágen de la actriz cuándo se le aparece al detective - en el cuál el protagonista se verá inmerso y también obsesionado, mientras lucha con quienes lo califican de loco y lo quieren internar en un psiquiátrico. Todo tiene que ver con todo, cada paso hacia adelante en la investigación resulta ser un paso hacia el pasado en la trama, acertijos que logran confundir completamente al protagonista y al mismo tiempo a uno como espectador. "La desaparción de Deauville" es un film sumamente interesante, raro y que logra cumplir todo sus objetivos. En cuál se muestra a una Sophie Marceau talentosa, tanto delante de cámara como detrás, a un Christophe Lambert resucitado. Marceau logra revalorizar el espíritu - como lo sigue logrando Brian De Palma - del policial negro y las magistrales encrucijadas - también magistrales recursos estéticos y narrativos - del gran Alfred Hitchcock. Como el propio Hitchcock enseñó, cine de autor y entretenimiento no son categorías que deban agarrarse a patadas. Una rareza que resulta sumamente recomendable.

2 comentarios:

El Ente dijo...

Siempre me ha encantado Alfred Hitchcock, estoy seguro que si esta palicula es un homenaje a el sera un placer verla.

Gracias amigo Ariel, como siempre una magnifica descripción de la pelicula.

Un abrazo

Ariel Luque dijo...

Gracias amigo Ente. El otro día me puse a ver Marnie que la estaban dando por tv y me había olvidado lo buena que estaba jaja. Un abrazo querido!

Ariel.