martes, 30 de septiembre de 2008

SARABAND: LA ÚLTIMA GRAN JOYA DE INGMAR BERGMAN


Ingmar Bergman ha marcado una magistral senda en el cine mundial, una senda dotada de pequeñas obras maestras a grandes obras maestras. "Saraband" (2003) fué su última gran joya - nadie le creía de que se retiraría del cine luego de este film, a causa de que varios años antes había dicho lo mismo trás estrenar "Fanny y Alexander" (1982) pero luego hizo "Trás el ensayo" (1984) y "En presencia de un clown" (1997), ambas para la televisión sueca - pero este adiós llamado "Saraband" fue sin duda una nueva e inolvidable huella en el cine. Bergman en este film volvió a recuperar - luego de 30 años - ese solemne drama matrimonial llamado "Escenas de la vida conyugal" o "Secretos de un matrimonio" (1973), vuelve a cruzar Johan y a Marianne luego de su dolorosa separación. Pero esta vez no hegemonizan entre ellos, sino que logran armonizar y ayudarse mutuamente - a pesar de algunos reproches dichos indirectamente por Marianne - quienes si tienen un conflicto es el hijo de Johan, Henrik, con su joven hija Karin. Bergman ingresa nuevamente en la vida de esta pareja, ya anciana y trás haber hecho cada uno su vida por caminos completamente separados y sin saber nada el uno del otro. Vuelve a mostrarnos, y seguidamente, hacernos sentir los grandes dolores de la vida, del amor, del pasado y del presente. Un gran amor nunca se olvida ni se deja de sentir, por eso Marianne retorna a la vida de Johan realizándole una visita sorpresa. El título hace alusión al cuarto movimiento de la suite número cinco para violonchelo de Johann Sebastian Bach, un motivo musical que constituye el tono que impregna este último y magistral drama del maestro Bergman. El film está divido en diez capítulos, cada capítulo hace alusión al conflicto que se presenta en él o al tiempo que transcurre en la historia.



La película comienza con un plano fijo de Marianne revisando melancólicamente las fotos de su pasado y de su familia. Allí en este momento, ella cuenta sobre que sucedió con su vida, con la de su familia y sobre todo con la de Johan. También nos da la noticia de que quiere ir a visitarlo a su casa escondida. Se deja llevar por ese impulso - al que ella llama irracional - y trás varios minutos de dudas - exactamente diez y contados por ella misma - decide acercársele mientras duerme en su patio. Johan tiene 84 y Marianne 63. Los actores son los mismos: Erland Josephson y Liv Ullmann. Unas manos levemente temblorosas indican que el primero, padece la enfermedad de Parkinson. Pero su interpretación y su elocución son más brillantes y contundentes que nunca, y Ullman, es su partenaire perfecta. Tras haber heredado una fortuna, y con más de ochenta años, ahora él es un profesor de psicología jubilado que vive sólo en una casa de campo, a la orilla de un bonito lago. Parece que sigue siendo tan egocéntrico, narcisista y pueril como antaño, el intelectual emocionalmente congelado. Ella, por el contrario, siendo veinte años más joven, se nos muestra como una persona mucho más madura, afectuosa y dulce, que acepta con filosofía el envejecimiento y el hecho de haber sufrido una extirpación de útero y ovarios. A diferencia de Johan, ella sí sabe escuchar. Marianne lo despierta con un tierno beso y Johan sorprendido solamente quiere pararse para abrazarla. Esta relación intrincada vuelve a armonizar en ese abrazo cargado de añoranza, dolor y soledad. Ambos hablan de los caminos que han tomado sus vidas desde su separación y Johan manifiesta su interés por sus dos hijas. Marianne esta sola, una de sus hijas se mudo a Australia - a lo que Johan le dice: se las arreglo para ir se lejos -y su otra hija esta completamente perdida y ya ni la reconoce. Johan esta solo, a lo que el llama un castigo o el propio infierno. A pocos metros de su casa vive su hijo Henrik (Börje Ahlstedt) - que tuvo con otra mujer - con su hija Karin (Julia Dufvenius), con Henrik tiene una relación conflictuosa y cargada de odio desde la muerte de Ana - la esposa de Henrik -. Johan y Marianne esta completamente emocionados trás el reencuentro, no dejan de tomarse sus manos, de darse besos y abrazarse. Dejan a un costado todo conflicto y engaño que hubo en el pasado - Johan era un mujeriego empedernido - logrando que Johan la invite a quedarse a comer y luego a dormir. Ambos armonizan como nunca lo hicieron.



A pesar de la distancia, parece que precisamente la llegada repentina de Marianne a casa de Johan provoca el inicio de un drama familiar, doloroso y cruel, una lucha de poder cruda y amarga, (un fenómeno nada extraño en el universo de Bergman, habitado aquí como tantas otras veces en el pasado por una burguesía acomodada, desavenida y neurótica) No obstante en esta ocasión los desórdenes fluyen más profundamente que en el pasado, avenando el incesto, una tentativa de suicidio profusamente detallada y una grave psicosis. Hay otros tres personajes principales, dos vivos y un tercero ya fallecido. Henrik, hijo de Johan (pero no de Marianne), de 61 años de edad, es profesor jubilado anticipadamente y un consumado violoncelista. Vive en una casa de los alrededores, con su hija, la nieta de Johan: Henrik está preparando su carrera como violoncelista para conciertos, y le enseña la música de Bach mientras la mantiene unida a él de un modo malsano. Un tema familiar de las películas de Bergman: el vampirismo del artista, pero en esta ocasión de un modo incestuoso, sugerido más que discretamente. Un tercer personaje, la mujer de Henrik y madre de Karin, Anna, murió de cáncer dos años antes. Pero su presencia es continua a través de un retrato fotográfico en blanco y negro que ocupa un papel central en toda la imaginería del drama; domina el encuadre en más de una toma y acoplado a la relación entre padre e hija, crea la sensación de que Henrik ha transferido de un cierto modo a su hija el amor por su esposa muerta y su profunda necesidad de Karin es mostrada como un proceso emocional y psíquico muy alejado de un comportamiento normal. Todo se complica cuándo ella decide irse lejos de él a estudiar y a dedicarse a tocar el violoncelo en otro país. El miedo de Henrik de perderla y el miedo de Karin de que el se suicide cuando ella se vaya, es el conflicto principal de este profundo drama. Bergman nos ingresa al seno intrincado de esta familia, pero siempre desde la mirada de Marianne, como espectadores nos vamos enterando a la par de ella de cada uno de los conflictos que se presentan.



El mismo Bergman ha denominado este drama "un concerto grosso para cuatro instrumentos", y lo dividió en diez breves actos, en los que tanto las situaciones como el método narrativo recuerdan a un gran número de sus películas: un reducido grupo de personajes, decorados confinados y claustrofóbicos, agresiones, acusaciones y un odio angustiosos que manan mediante intercambios verbales venenosos; éstos, al menos para los oídos suecos, tienen un sabor eminentemente literario pero en ningún caso disminuye el impacto psicológico, emocional y dramático. Todos estos condimentos son existenciales para el film. Los sabios diálogos literarios de Bergman relucen como siempre, al igual que el tedio atmosférico de sus historias y sus espacios. El bellísimo lugar en dónde vive Johan, el cuál tiene una sublime vista hacia las montañas y el lago, es un claro contraste de esa libertad de la cual la mayoría de sus personajes carecen y desean tener. El encierro que tienen sus personajes son el principal motor de esta historia, causando una gran presencia de claustrofobia, seguido de psicosis y obsesión en estos personajes que tanto sufren a causa de este ensimismamiento. Johan esta confinado a su casa y a su enfermedad, Marienne esta confinada al pasado, Henrik esta confinado al amor que siente por su mujer y que desvirtúa el amor que siente por su hija, y Karin esta confinada al miedo por lo que pueda llegar hacer su padre. El talento excepcional para la composición visual permanece intacto, así como la intuición que encuentra el instante exacto en el que un plano general, (filmado por la cámara como si fuese una máquina de rayos X o un detector de mentiras), descubre la máscara defensiva de los personaje y pone al desnudo su intimidad más profunda, acercándose muy sutil y calculadamente. "Saraband", que en ocasiones sucumbe ante lo teatral y ante lo literario, es sobretodo un drama a veces conmovedor y a veces aterrador sobre la culpabilidad, el horror de envejecer, los consiguientes pensamientos acerca de la muerte, la necesidad de ser reconfortado y de reconciliación con el pasado. Y sin restarle importancia, también es una película sobre las relaciones entre padres e hijos. "Saraband" fué la última lágrima, él ultimo dolor, la última emoción y sobre todo la última obra maestra de este inolvidable cineasta sueco. Ese 30 de Julio del 2007 fue uno de los días más trágicos para el cine, Ingmar Bergman dejó este mundo, pero no sólo se iba Bergman sino que también ese mismo día nos dejó Michelangelo Antonioni. El mundo del cine quedo frío, sin entender que sucedía...ese día el cine se vistió de luto. Pero Bergman, y al igual que Antonioni, nos dejaron las más importantes enseñanzas del cine en cada una de sus obras maestras, las cuales desbordan poesía, lúcidez y las mejores lecciones.




6 comentarios:

El Ente dijo...

que gran homenaje le acabas de hacer a este monstruo del celuloide Ariel.

El poeta del cine, Ariel Luque.

Un gran abrazo amigo!!

babel dijo...

Coincido con el comentario anterior: estupendo homenaje a uno de los más grandes cineastas, me ha gustado de verdad!
Esta película tiene la particularidad de, aún tratando temas que se prestan a la divagación, como dices Bergman sabe "ir al grano" y demostrar una sinceridad encommiable. Muy buena película, aunque mi preferida de él es "La hora del lobo".

Un saludo!

Ariel Luque dijo...

jajaja gracias amigo Ente...es el gran mostruo de cine, totalmente!!! Gracias tambien por lo de poeta jaja. Un fuerte abrazo amigo!

Babel es verdad lo que dices y otra cosa que me olvide escribir en la nota...es que Bergman era una gran director de actores. Como verás en sus peliculas las actuaciones estan en un registro de cine pero que tranquilamente bordean el registro del teatro y con dialogos extensos y literarios...y el supo mantener a sus actores en ese limite tan dificil mantener en situaciones como estas, el del realismo. Logrando asi actuaciones completamente maravillosas. Un abrazo Babel y gracias!!

Ariel.

El Samurai del Cine dijo...

Colega, si estas de acuerdo podemos hacer intercambio de links para promocionar ambos blogs. Te felicito por las criticas. Saludos, El Samurai www.criticandocine.com.ar

Ariel Luque dijo...

Me parece perfecto Samurai. En este mismo momento te enlazo así seguimos en contacto. Un abrazo!

Ariel.

Unknown dijo...

網頁設計 網路行銷 關鍵字廣告 關鍵字行銷 餐飲設備 製冰機 洗碗機 咖啡機 冷凍冷藏冰箱 蒸烤箱 關島婚禮 巴里島機票 彈簧床 床墊 獨立筒床墊 乳膠床墊 床墊工廠 產後護理之家 月子中心 坐月子中心 坐月子 月子餐 銀行貸款 信用貸款 個人信貸 房屋貸款 房屋轉增貸 房貸二胎 房屋二胎 銀行二胎 土地貸款 農地貸款 情趣用品 情趣用品 腳臭 長灘島 長灘島旅遊 ssd固態硬碟 外接式硬碟 記憶體 SD記憶卡 隨身碟 SD記憶卡 婚禮顧問 婚禮顧問 水晶 花蓮民宿 血糖機 血壓計 洗鼻器 熱敷墊 體脂計 化痰機 氧氣製造機 氣墊床 電動病床 ソリッドステートドライブ USB フラッシュドライブ SD シリーズ