martes, 25 de noviembre de 2008

EL ARBOL: EL TIEMPO PASA, NOS VAMOS PONIENDO VIEJOS...



¿Hay entre los árboles una dicha pálida final,
apenas verde, que es una pensamiento ya,
pensamiento fluido de los árboles.
luz pensada por estas en el anochecer?
Juan L. Ortiz


"El árbol" es una sencilla historia que nos adentra al ocaso de la vida, a esa dicha final que tanto tememos y que deseamos que nunca llegue...hablo, nada más y nada menos, que del paso del tiempo y la cercanía con la muerte. En ello se centra esta solemne obra, que mezcla documental con ficción, dirigida por el argentino Gustavo Fontán ("Marechal, o la batalla de los ángeles", "Dónde cae el sol" y su última obra que esta recorriendo festivales "La orilla que se abisma" basada en las poesías del maestro Juan L. Ortiz), un director que conocía por nombre y por su blog personal, pero desconocía completamente sus obras. Realmente me ha sorprendido la admirable capacidad de captar la poesía minimalista de lo cotidiano, como hace que aquello trivial para muchos se convierta en tesoro para su protagonista y sobre todo el tiempo meditativo, reflexivo y plácido de su narración. Una narración que sale de todo índole costumbrista para adentrarse a la poesía como único móvil. Es una historia sencilla que nos regodea en el profundo y abismal dolor que nos trae el paso de los años, la difícil aceptación de la vejez y nos muestra como el tiempo, de manera despiadada, nos desdibuja nuestros cuerpos, se graba en nuestros rostros y nos inculca la melancolía. Este documental con recursos ficcionales, se inspira en la poesía de Juan L. Ortiz para retratar a los verdaderos padres del director (Julio Fontán y María Merlino) en su casa de la localidad bonaerense de Banfield, donde pasan sus días discutiendo sobre cortar o no una vieja acacia que amenaza con caerse frente a la puerta de su hogar. El problema principal es que a su lado hay otra acacia y las ramas de ambas se enlazan formando una sola copa. Cuando llega la primavera y reverdecen, no es posible distinguir si las hojas crecidas son de uno o de los dos árboles. Esto pone en duda si de verdad esta seca o si todavía esta viva. Julio no quiere cortarla y nunca dice sus motivos, María quiere que sea cortada por miedo a que se caiga sobre la casa o sobre un niño. Ella en un momento le dice a su nieto que Julio no quiere cortarla porque fue plantada cuándo nació el hijo de ellos (aquí el director se nombra tácitamente a si mismo). Julio y María se la pasan recordando el pasado a través de fotos y/o vivencias, sus conversaciones y sus acciones siempre se centran en la vejez de manera simbólica o tácita, como el buscar los anteojos de aumento, hablar del pasado, invitar a viejos amigos, mirar fotos, festejar un cumpleaños, barrer las hojas secas y mirar ese árbol ya seco y sin vida. Ambos padecen la nostalgia, el dolor de la vejez, la melancolía y la espera de sus últimos días sembrando sus distracciones en lo cotidiano y en la rutina. Este árbol simboliza la no aceptación de la vejez de parte de Julio, el tiene la esperanza de que a éste le vuelvan a salir hojas, no quiere asimilar la muerte del árbol y por eso se empeña en curarlo indagando en libros de horticultura y realizando distintos métodos de curación y resistencia a los insectos que habitan en su interior. Fontán se centra en mostrar, con su dotado ojo puntillista, cada ínfimo detalle de lo mundano y de los objetos cotidianos, encontrando en ellos siempre un carácter y una presencia poética de gran majestuosidad. Detalle por detalle Fontán crea un universo poético, tomando retazos y jirones de la cotidianidad y de la vida esta pareja mayor. Una cámara que retrata con la minuciosidad de un pintor impresionista, aquella belleza nata de la naturaleza, de los fenómenos naturales (cómo la lluvia y el viento), de la luz natural, de las acciones diarias y de estos cuerpos fatigados. Muchos de estos planos son tomados con referencia de los árboles o de sus hojas y los personajes desde afuera a través de ventanas. “En el fondo se trata de una necesidad y El árbol surge a partir de una preocupación sobre el paso del tiempo, sobre los diversos modos de hacer cine y la clara intención de trabajar con cosas cercanas. Conversábamos con el equipo antes de comenzar el rodaje sobre el hecho de que, en líneas generales, tendemos a tener una mirada muy domesticada, lo cual es ciertamente peligroso, porque impide asombrarse o cuestionar el mundo y, por ende, cambiarlo. Entonces, a partir de elementos mínimos –los árboles, la casa, sus habitantes– nos propusimos recuperar el asombro de la mirada, volver a asombrarnos ante las cosas más pequeñas: la luz, los rostros, una sombra. Por esa razón el rodaje se llevó a cabo durante un año y medio e hicimos uso de toda nuestra paciencia para saber esperar y mirar.” Según palabras del director en una entrevista. El film tiene un notable trabajo de sonido, capturando la esencia de cada efímero movimiento y de cada sonido proveniente de la naturaleza. Los personajes hablan muy poco y cuándo lo hacen es en voz en off mientras nosotros apreciamos el mecer de las hojas por el viento, cables u objetos que cuelgan, el agua que se hilvana a través de las juntas de las baldosas, la lluvia que desciende por alguna ventana, algún insecto merodeando por alguna planta o la inmovilidad de alguna bellísima flor. Todo esto inmerso en una mayestática fotografía (a cargo de Diego Poleri). Así es todo el film, así es todo este universo sublime de gran desborde poético y de una dolorosa tranquilidad, un firmamento táctil y profundo, un viaje a lo más profundo del ser y a las raíces de la existencia. El paso del tiempo es el motor de este film, la vejez es la desdicha y el árbol la esperanza. Claro lo deja Gustavo Fontán es esta pequeña obra de arte llamada El árbol.


17 comentarios:

El Ente dijo...

Graciasss Ariel por enseñarnos y descubrirnos El Arbol, voy a visitar el blog de este hombre.


Un abrazo amigo!!!!

India dijo...

Tienes un blog muy curioso :) Pero que me ha gustado con solo echarle un vistazo leve... Por aquí me tendrás a menudo. Un saludo y gracias por tu paso por mi blog.

pablo dijo...

Yo la vi cuando se estreno, es una verdadera obra de arte, profunda y vasta. Te felicito por el comentario.
Pablo

carmensabes dijo...

Muy interesante tu entrada...me deja con sana curisosidad...

BESOS

Guillermo dijo...

Fantástica reseña, a ver si tengo la oportunidad de curiosear esta fantástica obra.
Saludos amigo Ariel!

Gustavo Fontán dijo...

Ariel: te agradezco mucho tu reseña, es muy generosa. Un abrazo.
Gustavo Fontán

Ariel Luque dijo...

ENTE: De nada amigazo Ente, es un placer hacer conocer obras como estas por aquellos lados. Espero que te haya gustado el blog de Fontán. Un abrazo amigo!!!!

INDIA: Gracias a vos tambien y me quedare atento a tu tu regreso, yo tambien pasare seguido por tu blog. Besos India

PABLO: Compartimos nuestra opinión, realmente una obra de arte! Un abrazo grande!

CARMEN: Gracias, ahora mismo seguire el camino de tu enlace y vere dónde me lleva. Un beso.

GUILLERMO: Gracias. No te la pierdas, es una pequeña y brillante joya. Un abrazo!

GUSTAVO FONTÁN: Fue un placer inmenso ver una obra como la que haz creado. Todo esto que exprese en la reseña fue, nada mas y nada menos, que lo que sentí al verla. Fue una bellisima experiencia. Esperare ansioso poder ver "La orilla que se abisma", el día que la proyectaron en el Festival Latinoamericano de Video Rosario no pude estar presente. Ansío por verla en algun otro festival u proyeccion aca en Rosario. Un abrazo gigante y te deseo toda la buena fortuna!

Saludos a todos!
Ariel.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Muchasveces me pregunto porque tanta preocupación por el paso del tiempo, si a fin de cuentas va a venir de todas formas no se puede evitar... la dama negra llega sin avisar... de todas formas que el tiempe pase y que nos quiten lo bailao...saludos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Otra maravilla que no conocía y que, gracias a ti, puedo apuntar para encontrar. Espero que sea fácil hallar el DVD, porque suena muy bien la reflexión de lo que cuentas. No sé por qué, además, me imagino que tiene el tempo lento que me gusta.
Saludos. Disculpa si me ausento en algún momento o no comento las entradas de forma inmediata: estoy con mis asuntos familiares y tengo poco tiempo.

Ariel Luque dijo...

MANUEL: El paso del tiempo nos preocupa a todos, a algunos mas y a otros menos, pero siempre esta latente en nuestros pensamientos y sobre todo cuando llegamos a una cercania con el final. Pero es asi como decis, quien se atreve a quitarnos lo bailado! jajaja. Un abrazo grande Manuel!

PEDRO: El tiempo es plácidamente lento. Ningun problema amigo Pedro, en cuanto puedas te pasas...espero que todo mejore para vos y tu familia. Un abrazo enorme!

Ariel.

Woody Jagger dijo...

Hey Ariel, yo tambien te he enlazado y suscrito. En un primer vistazo 'esta realidad poética' me ha parecido excelente. Prometo bucear en ella. Un abrazo.

Ariel Luque dijo...

Bucea tranquilo querido Woody Jagger. Nos leemos. Un abrazo!

Ariel.

El club de los Parados dijo...

Bueno he estado algo apartado estos dias para hacer el diseño del nuevo blog. Me alegra saber que te gusta el nuevo diseño del Club.
Ya sabes tienes pase vip para cuando decidas volver ;-)
Nos leemos

Ariel Luque dijo...

Esta realmente muy bueno el nuevo diseño y dan ganas de quedarse de juerga jaja!! por alli estaré...como siempre! un abrazo!

Ariel.

Allek dijo...

Interesante rincon..
saludes...
y mucha paz-ciencia!!

Ariel Luque dijo...

Gracias Allek y bienvenido a este rincón del cine. Vuelve cuándo quieras. Un abrazo grande!

Ariel.

Unknown dijo...

網頁設計 網路行銷 關鍵字廣告 關鍵字行銷 餐飲設備 製冰機 洗碗機 咖啡機 冷凍冷藏冰箱 蒸烤箱 關島婚禮 巴里島機票 彈簧床 床墊 獨立筒床墊 乳膠床墊 床墊工廠 產後護理之家 月子中心 坐月子中心 坐月子 月子餐 銀行貸款 信用貸款 個人信貸 房屋貸款 房屋轉增貸 房貸二胎 房屋二胎 銀行二胎 土地貸款 農地貸款 情趣用品 情趣用品 腳臭 長灘島 長灘島旅遊 ssd固態硬碟 外接式硬碟 記憶體 SD記憶卡 隨身碟 SD記憶卡 婚禮顧問 婚禮顧問 水晶 花蓮民宿 血糖機 血壓計 洗鼻器 熱敷墊 體脂計 化痰機 氧氣製造機 氣墊床 電動病床 ソリッドステートドライブ USB フラッシュドライブ SD シリーズ