jueves, 11 de diciembre de 2008

LA MUJER SIN CABEZA: EL SINIESTRO UNIVERSO MARTELIANO


Lucrecia Martel es - en lo personal - la mejor directora del presente en el cine argentino. Ella salió del llamado Nuevo Cine Argentino (NCA) engendrando excelentes cortometrajes y una inolvidable ópera prima llamada La ciénaga (2000), seguida por otra gran obra como lo fue La niña santa (2004) la cuál participó en la selección del Festival de Cannes. El cine de Martel nos ingresa a un extraño universo en cuál presenciamos una plácida metamorfosis de lo cotidiano. Lo trivial de la cotiadianidad es convertido en algo pérfido, de una siniestra presencia latente que en ningún momento se aclara, solamente se queda jugando con nuestros sentidos dejándonos una sensación de perplejidad. Su universo es de los mas ambiguo, paradójico, simbólico, laberíntico, reflexivo y con una poesía que subyace en lo extraño, en los paisajes (casi siempre del norte argentino), en la naturaleza y sobre todo en sus densas atmósferas silenciosas. Martel nos propone un juego enigmático abierto a varias interpretaciones, en donde el espectador debe unir las piezas del rompecabeza para hallar, no la verdad, pero si la supuesta verdad para cada uno. La mujer sin cabeza (2007), o La mujer rubia en España, es realmente una obra maestra, una pieza única e irrepetible, que hace a uno sumirse a un estado de perplejidad absoluto, de una solemne confusión, logrando así que esta se te instale en la retina y en la mente por varios días y uno nunca termine de unir las piezas de este minimalista rompecabezas. Con este film, Lucrecia Martel volvió a participar en la selección oficial del Festival de Cannes como lo hizo con La niña santa. Así es más o menos la historia: Una mujer (interpretada magistralmente por María Onetto) maneja por la ruta. En una distracción atropella algo. Los días siguientes a este incidente, ella no reconoce los sentimientos que la unen a las cosas y a las personas. Sólo se deja llevar por la vida social. Una noche ella dice a su marido que ha matado a alguien en la ruta. Recorren la ruta pero sólo hay un perro muerto, y amigos allegados a la policía confirman que no hay información de un accidente. Todo vuelve a la calma y el mal momento parece superado, hasta que la noticia de un macabro hallazgo preocupa nuevamente a todos. Esta es la premisa, Martel nos inmersa en la mente de la protagonista y nos hace regodear en sus miedos, sus paranoias, sus estados de confusión, nos muestra como esta mujer aliena debido a este misterioso incidente. Martel nos deja bien en claro en tan solo un plano, que lo que la mujer atropello es a un perro, dándonos así una información que la protagonista no tiene y la cual descarrila su mente.


El film no es una policial, es un tedioso drama sobre como reacciona la mente humana frente a la incertidumbre y al miedo. En todo momento estamos dentro de la cabeza de esta mujer viendo el deterioro que esta padeciendo, olvidándose cosas (como su trabajo), no pudiendo comunicarse con nadie, ensimismándose en su propia paranoia, temiendo a cada llamada telefónica y sin poder pasar por el lugar en donde sucedió el hecho, mostrando también su recurrente desorientación cotidiana, etc. Todo su mundo se vuelve siniestro, nebuloso y empañado (claro esta en las imágenes de la tormenta posterior al accidente y los vidrios de los autos que debido a la lluvia no permiten ver hacia afuera), toda acción y escena está cargada de una notable simbología y resignificación. En un momento, mientras ella visita a su madre que tiene alzheimer, en una conversación la madre le dice: "Esa voz no parece tuya", diálogo que se repite mas tarde una vez más. Es claro que ella dejó de ser la misma persona, su mente y su personalidad sufrió un notable cambio y ésta se ve un mundo tan ajeno a ella (o es ella la ajena al mundo) como para aislarse y obsesionarse en su propia idea de haber atropellado a alguien. Esto se transforma en su obsesión, en su único pensar diario y la causa de su descarrilamiento cotidiano. Cada encuadre de Martel es preciso, por ende, perfecto, cuya composición contiene varios escenarios en un mismo encuadre, con una gran precisión simétrica y con varios personajes dentro, acompañado por un bellísima fotografía a cargo de Bárbara Álvarez. El film es llevado por el silencio, silencio que es primordiado por la naturaleza, el viento norteño (específicamente Salta, lugar donde nació la directora) y los extraños diálogos que suelen aparecer en los filmes de Martel. La mujer sin cabeza se regodea en el tedio, en la confusión, en la incertidumbre, en la paranoia, en la obsesión y en el silencio de una mujer traumada, que ha perdido todo contacto con la realidad y ya no sabe diferenciarla. Martel hace un drama minucioso, personal, de una depurada poesía minimalista, que juega con el espectador, que te invita a estar dentro de la protagonista, en la que prioriza una narración contemplativa, meditativa y silenciosa, en un contexto social que casi siempre aparece en su films que es el de la clase alta y su decadencia moral, un universo en el que prevalece la extrañeza y los climas siniestros, personajes que sufren y que pierden toda conexión con la realidad, pero sobre todo es un cine visceral, un cine de búsqueda que indaga en la esencia y en la profundidad de ser humano. Su objetivo no es llegar a una conclusión, sino dejarle al espectador la información y que él mismo se encargue de buscarle un sentido o algo de lógica a la realidad. Lucrecia Martel es sin duda una gran directora que ha evolucionado de manera arrolladora a lo largo de estos tres films y seguirá creciendo, causando discrepancias y debate en aquel que pase por las experiencias de ver su cine.




13 comentarios:

DianNa_ dijo...

Anda que dramón, yo un día pillé un gato y dios mío, casi me muero!! si llego a atropellar a alguien me quedaría yo muerta, la entiendo jajaajaj.

Tengo que ver esa peli :) tú las cuentas tan bien...

Besos, peque :)

Pd: el gato se salvó, como corria!!

babel dijo...

Fui a verla hace escasos días y no sé, supongo que esperaba más de lo que vi. Si bien todo esto que comentas en la reseña es así, yo la encontré excesivamente anárquica en su narrativa (no quiero decir incoherente, pero sí algo desconcertante), como si faltara algo que atara el film. También un abuso excesivo de los tiempos muertos, injustificado quizá, que se hace más que repetitivo, insistente en la misma idea todo el rato. Se me hizo algo densa.
Sin embargo, me gustó el retrato de la burguesía de provincias, tan rutinaria y autodefensiva con las desgracias que considera propias.
Pero oye, es la primera vez que veo una película de la directora, de la que no conocía nada. Tendré que buscar más trabajos suyos para acabar de formar una opinión.

Saludos!

Castedo Merinero dijo...

He leído hoy precisamente otra crítica que hablaba de La mujer rubia como confusa y anárquica, en la línea de Babel.
Luego tú la pones tan bien, la explicas tan bien, que no sé.
La ciénaga y La niña santa me gustaron pero también me desasosegaron, que es lo que quería Lucrecia, claro.
No sé si me acercaré a verla en el cine.
Un abrazo.

Ariel Luque dijo...

DIANNA: Debe ser un acontecimiento traumatico, sin lugar a duda...menos mal que el gato corrio y se salvo de ser asesinado jajaja. Besos pequeña.

BABEL: En parte tenes razón en lo que dices, pero es asi el cine de ella. Martel busca ingresarte en un estado de confusión y desconcierto absoluto sin luego aclararte nada. Es que si nos ponemos a pensar, la mente de la protagonista esta tan confusa como la trama. Logra esa conexión con la protagonista respetando por lo que ella pasa. Ella misma clasifica a su cine asi: "Mi cine es un fragmento de un proceso de pensamiento. Ni siquiera es un pensamiento, sólo un proceso. Es el proceso de pensar sobre alguna cosa. Y eso es una cosa que esta suelta, y esta viva, porque no es un pensamiento terminado" Saludos Babel y gracias por tu opinión!

CASTEDO: Amigo Carlos, bueno, te digo lo mismo que a Babel. Vos habiendo visto sus anteriores conocerás como es su cine y su universo y lo que ella propone que sintamos nosotros como espectador. Anda a verla y luego contame tu opinion!. Un abrazo amigo!

Un fuerte abrazo!
Ariel.

faraway dijo...

Apoyo con firmeza tu primer frase. El resto de tu reseña no la leí, porque todavía no vi la peli y llevo la política de no leer nunca un texto sin haber visto la película. Tratándose de Martel, menos que menos.
Estoy ansiosísimo por verla, hace tiempo que la espero.

Planocenital dijo...

Obra maestra, por donde se la mire. Y me permito aportar a tu análisis, en el que hacés referencia a la paranoia, la confusión, los traumas y los climas siniestros, la idea de que el sentido principal de la película (sentido, no significado) quizás pase por intentar hacer representables ciertos mecanismos de la percepción humana dentro de las sociedades modernas. Superando las nimiedades de cualquier película del montón (bueno, por eso es una obra maestra y no sólo una buena película) La mujer... va más allá del relato simple sobre la decadencia moral de personajes de clase acomodada que han perdido conexión con los grupos marginados y lo que hace es poner en evidencia (en imagen) el funcionamiento de varios recursos a través de los cuales no se pierde ya conexión alguna con un otro marginado, sino que se lo fagocita mediante una percepción que suprime cualquier duda y construye una realidad a imagen y semejanza de los propios intereses (el perro en lugar del chico o a la inversa, los espantos que observa la anciana, la amiga "machona" que anda en motocicleta todo el día, etcétera). Y lo genial es que al ir en busca del funcionamiento de cuestiones tan sutiles y poco figurativas como la percepción y sus avatares, la película de Martel interpela los sentidos del espectador y los obliga a funcionar de otra manera. Y hacer que los sentidos del espectador den al menos unos cuantos pasos en un camino diferente del cotidiano coloca a La mujer sin cabeza en un sitio más que privilegiado. Y a nosotros también.

Saludos,

Hernán.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Por lo que cuentas debe deser un anuncio de lo que la mente humana es capaz de ahcer cuando se enfrenta a su subconsciente y tiene mala conciencia...tiene que ser durilla.. me recuerda a cunado vi la pelicula de Benicio del Toro "21 gramos".. lo pasé mal.

te recomiendo como repaso de conciencias la película española "Tapas"

http://www.labutaca.net/films/32/tapas.htm

Ariel Luque dijo...

FARAWAY: Me parece perfecta tu política, luego contame que te ha parecido!

HERNÁN (PLANO CENITAL): Muchas gracias por tu magnifico aporte Hernán. Yo ya conocía tu opinion al leer en Plano Cenital cuando se estreno.

MANUEL: Es muy dura, eso sí. Pero no vayas a verla pensando que es como 21 gramos, este film se maneja en tiempos muy lentos, sobre todo se centra en mostrar los tiempos muertos y tediosos silencios. El cine de Martel es muy dificil compararlo con otro cine, tiene un universo muy propio de ella. En cuanto a Tapas la vi no hace mucho y me ha gustado, lástima Cobardes que no me gusto para nada.

Un abrazo grande generalizado!
Ariel.

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Ariel...la de cobardes es una historia triste que diuja el panorama oculto que se da en los escenarios donde personas como yo trabajamos...y que dificilmente descubrimos... lo único malo es el final .. que coincide con el pensamiento del espectador.... de todas formas es que yo soy muy tolerante... saludos

Ariel Luque dijo...

Al tema y la critica social del film no la pongo en tela de juicio para nada, este lo profundiza y la dibuja muy bien... pero como vos bien dijiste, su final no lo ayuda para nada. Toda esa parte mafiosa me parecio muy rebuscada y forzada para que la historia cierre y que, te soy sincero, no le vi conexión alguna con la historia en sí. Pero es cuestión de gusto. Un abrazo enorme Manuel!

Ariel.

Ivan dijo...

He leído un poquito de la película aquí en España, y la cosa parece interesante, a ver si la estrenan y me acerco al cine a verla, o me toca "criticarla" bajo labores profesionales.
Saludos!!

SALVATRON dijo...

Por tus comentarios creo que me animaré a ver alguna (o sea que no he visto ninguna).
¿Es cierto que se va a encargar de la adaptación de esa obra maestra de la historieta argentina que es "El Eternauta"?

Ariel Luque dijo...

IVÁN: Espero que llegue y se estrene Iván. Un abrazo gigante!

SALVATRÓN: Así es, ya esta en proceso el film. Supuestamente va a ser el film más caro que se realice en Argentina. Le tengo mucha fe a esta directora de que va a hacer algo muy bueno con esa mítica historieta. Otro abrazo por aca!

Ariel.